• AAB

Las mujeres que se liberaron del yugo machista de los testigos de Jehová



Las mujeres que abandonan las Buenas Nuevas son un ejército grande Nacer mujer es una gran desventaja en muchas partes del mundo, mucho más si se es parte de una secta destructiva como los Testigos de Jehová. La mujer debe de someterse al “orden teocrático” donde siempre quedará hasta la base que soporta la pirámide empresarial, mostrando en todo momento sumisión ante la autoridad del hombre. Quienes hemos sido parte de este culto, podemos constatar que la mujer debe de llevar a cabo una serie de prácticas que para el resto de la población es algo incomprensible. Traeré a colación el acto de cubrirse la cabeza, si por alguna razón tiene que orar en público habiendo un varón presente que no esté disponible para dirigir la oración, debe de hacerlo porque no estaría respetando el arreglo de la jefatura si lo hiciera con la cabeza descubierta, un ejemplo de esto se da cuando el varón en cuestión es un niño pequeño que se ha bautizado. También pudiera darse el caso de que el esposo incrédulo estuviera presente en el estudio que la testigo de Jehová le dé a sus hijos en casa, aunque el cónyuge no esté bautizado, ella debe de cubrirse la cabeza en señal de respeto a la jefatura de su esposo como cabeza de familia. Pondré mi experiencia personal de sumisión al “orden teocrático” en este punto. Me tocó dar clases de lectura y escritura en el Salón del Reino y tenía de cubrirme la cabeza porque debía de mostrar respeto, ya que la mujer no debe de enseñar; pero como no había un varón capacitado para dar las clases, las daba yo usando una pañoleta. Nunca entendí muy bien el porqué de esto, pero siempre ponía mi confianza en la Organización y su esclavo fiel y prudente y si ellos me decían que no debía de enseñar (aunque lo estaba haciendo) pues lo aceptaba sin cuestionar y me cubría la cabeza. Obviamente esta es mi experiencia, y así como la mía debe de haber miles de experiencias en donde la mujer es rebajada y se le hace creer que es inferior al hombre, aunque ésta cuente con la capacidad intelectual suficiente como para ayudar a las demás personas enseñándole sus conocimientos; la Organización la controla escudándose en el principio bíblico de la jefatura. Hay un texto que siempre me inquietó y es el de 1 Timoteo 2:11,12 que dice: 11 Que la mujer aprenda en silencio, con plena sumisión. 12 No permito que la mujer enseñe, ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que esté en silencio. Entonces pensaba: Si la Biblia no le permite a la mujer que enseñe ¿Cómo es posible que si podamos salir a predicar y tener cursos bíblicos? ¿No es eso enseñar? ¿Qué dice la Organización con respecto al lugar que las mujeres ocupan en la proclamación de las llamadas “buenas nuevas”? La Atalaya 15 de Agosto de 2014 , pág 10 párrafos 19 y 21 dice lo siguiente: 19 Aquel pequeño grupo de sinceros Estudiantes de la Biblia ha crecido hasta los aproximadamente 8.000.000 de testigos de Jehová que hay en la actualidad. Y a ellos se suman más de 11.000.000 de personas que asistieron a la Conmemoración de la muerte de Jesucristo en el año 2013. En casi todos los países, la mayoría de los que asistieron fueron mujeres. Por otro lado, en todo el mundo la cantidad de proclamadores del Reino que sirven a tiempo completo supera el millón, y la mayor parte de ellos son mujeres. Como vemos, Dios ha concedido también a mujeres el gran privilegio de representarlo. Verdaderamente se han cumplido estas palabras que escribió el salmista: “Jehová mismo da el dicho; las mujeres que anuncian las buenas nuevas son un ejército grande” (Sal. 68:11). 21 No hay ninguna duda de que Jehová bendice la labor evangelizadora de las cristianas y las apoya en tiempos difíciles. Por ejemplo, ayudó a nuestras hermanas a mantenerse leales bajo el nazismo y el comunismo. Muchas de ellas sufrieron y hasta perdieron la vida por obedecer a Dios (Hech. 5:29). Hoy igual que en el pasado, todos los cristianos, tanto hombres como mujeres, han elegido a Jehová como su gobernante. Y él, como hizo con los israelitas de la antigüedad, los toma de la mano y les dice: “No tengas miedo. Yo mismo ciertamente te ayudaré” (Is. 41:10-13). Fuente: https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2014603 Ahora que leo el artículo puedo entender la manipulación que hay detrás de todo esto, ya que se utilizan los primeros párrafos del mismo para decirle a la mujer que debe de ser sumisa a la Organización y permanecer en silencio y, remata en los párrafos anteriormente citados haciendo especial énfasis, en que la mujer es un instrumento invaluable que utiliza Jehová para “proclamar las buenas nuevas” que en otras palabras significa la captación de adeptos. En su momento no lo ví, pensé que era la voluntad de Jehová permanecer en la Organización aunque no entendiera muchas cosas. La labor de evangelización de las mujeres es la piedra angular para reclutar personas y eso lo sabe la secta, por eso es que debe de mantenerlas calladas y sumisas, porque si se dieran cuenta de su verdadero potencial, la Organización JW como tal desaparecería… tal vez sea demasiado aventurada esta afirmación que hago, pero es mi opinión. Al final tuve que tomar una decisión porque no podía seguir en un lugar en donde utilizaban la Biblia para el control mental de los testigos de Jehová y en este caso de las mujeres, así que me fui. Contaré el caso de una hermana de unos 60 años a la que llamaré Pilar, que va a la Congregación a la cual yo asistía cuando fui TJ. Al final de una Reunión en el Salón del Reino la saludé, ella vive muy lejos y me dijo que se sentía mal de salud, que se iría rápido porque se iba a tomar algo. Cuando de pronto, llegó el encargado de su grupo de predicación y le dijo que les tocaba el aseo, ella le comentó que se sentía mal... Y el hermano al escucharla decir que por favor la disculpara porque se sentía indispuesta, levantó ambas manos e hizo el ademán de "yo no sé" "a mí me vale" y se fue… nos dejó a las dos con un mal sabor de boca por su manera de actuar y ella me dijo: “Ay hermana, le dije que me siento mal pero por lo que se ve aquí eso no cuenta. Asi que la hermana se sintió presionada a hacer el aseo. Y esa frase me impactó "AQUÍ ESO NO CUENTA". Entonces ese tipo de actitudes y conductas que se repiten de manera sistemática en todas las congregaciones a nivel mundial, hizo que en mi caso empezara a abrir los ojos. Cuando salí de la Organización, me di cuenta que había muchas ex testigos que así como yo, habían podido liberarse de las garras de la secta… ¿Qué tenemos en común las mujeres que nos dimos cuenta que teníamos “alas” y podíamos volar libres de la jaula con rejas invisibles que representa la Organización JW? He platicado con varias amigas ex testigos y creo que la secta nos llevó al límite de nuestras fuerzas y por salud mental y emocional tuvimos que decir “¡Basta! ¡Ya no puedo mas!” Fue un proceso muy doloroso que pudo haber durado años, en donde aguantamos estar predicando por horas bajo el sol, o tuvimos que dejar atrás un buen amor porque no era testigo de Jehová, otras aguantamos el carácter de ancianos que no usaban empatía y algunas otras sentíamos angustia por cumplir con un perfil espiritual que se nos hacía difícil llenar. Eso por mencionar algunas situaciones que pudieron darse dentro de nuestras respectivas congregaciones; pero hay miles de experiencias que las ex testigos podemos contar. Somos mujeres curiosas a las que nos gusta mucho investigar, imaginar, pensar… creo esa manera de ser nuestra es la que finalmente nos hizo hacer un alto en el camino y realizar una investigación de la religión en la que nos encontrábamos metidas. Tenemos la ventaja de que ahora contamos con la tecnología, así que mujeres de todas las edades pudimos tener acceso a la información que antes no se tenía, decidimos arriesgarnos y aventarnos al abismo del conocimiento y encontramos una mina. Las mujeres ex testigos que conozco (y que son muchas), son mujeres valientes, inteligentes, de mente lógica ¡Todas unas guerreras! Y con cada día que pasa se unen mas y mas mujeres a esta lucha sin tregua por dar a conocer que la Organización JW es una secta peligrosa. A ti mujer testigo de Jehová que sufres en silencio porque debes de ser padre y madre, subsistiendo con un salario de media jornada para mantener a tus niños y todavía cumplir con todo el ritmo de actividad espiritual que te pide la Organización JW A ti mujer testigo de Jehová que has sufrido en silencio todo tipo de daño físico y emocional de parte de tu esposo bautizado, que llevaste tu caso ante los ancianos y no se te escuchó porque debías mostrar respeto y fue “tu culpa” que él te alzara la voz ó te agrediera. A ti mujer testigo de Jehová que fuiste ultrajada sexualmente y no tuviste 2 ó 3 testigos que respaldaran lo que te sucedió, el agresor sigue libre y con privilegios dentro de la congregación. A ti mujer testigo de Jehová que te morías de ganas por cursar una carrera universitaria, pero no pudiste hacerlo porque te dedicaste al precursorado regular, subsistiendo con trabajos sencillos para dedicarte de lleno a la labor no remunerada de hacer discípulos. A ti mujer testigo de Jehová que nunca te casaste y llegaron los años de tu vejez: ahora que te encuentras sola y angustiada porque diste toda tu vida a una Organización que no te ha tendido la mano en estos momentos en que mas la necesitas ya que no tienes familia que esté a tu lado. A ti mujer testigo de Jehová que tienes tu propia experiencia de sufrimiento y angustia, a ti te decimos: ¡Las mujeres que abandonamos las “buenas nuevas” somos un ejército grande!. Mujer testigo de Jehová que me lees, por favor investiga, mis compañeras ex testigos y yo, te invitamos a que veas que eres muy valiosa, eres brillante, talentosa y con un corazón de oro, tú puedes despertar, en ti se encuentra el deseo y la voluntad de ser libre.

Escrito por Aimée Padilla.

75 vistas
  • YouTube

©2020 by Asociación de ateos de Bogotá. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now